Principios Generales de las Inversiones

Muchos de nosotros al estar ahorrando buscamos una manera de que nuestro dinero se pueda multiplicar de una manera que en menos tiempo podamos tener más dinero, para eso es que existen las inversiones pero antes de empezar a invertir hay que saber cómo funcionan.

Para poder invertir hay que tener dinero, y para tener dinero hay que ahorrar. Muchas veces confundimos el ahorrar con un “gasto con descuento”, pues simplemente con ver que algo tiene descuento lo compramos sin tenerlo presupuestado y pensamos que estamos ahorrando o peor aún, que hicimos una inversión, pero pregúntate a ti mismo ¿cómo va a ser un ahorro la compra de algo que no tenías presupuestado?, en fin tenemos que identificar este tipo de situaciones porque muchas veces no tenemos ni idea de cuánto podríamos ahorrar si nos limitáramos a hacer “las compras con descuento”.

Una vez que tenemos el dinero ahorrado y disponible para invertir hay que saber ¿qué es una inversión?, una inversión es algo que podemos adquirir hoy a cierto precio con la expectativa e intención de venderlo en el futuro a un precio mayor o que nos genere una entrada de dinero para hacerlo más amplio.

Ahora bien ya tenemos el dinero y ya sabemos que es una inversión, ahora hay que definir nuestras metas u objetivos para los que queremos invertir y cuando lo vamos a utilizar. Una vez definido esto podremos decidir el tiempo y riesgo que podemos correr invirtiendo nuestro dinero, ¿por qué? entre menos tiempo tengas para invertir menos riesgo puedes asumir y a mayor riesgo, mayor rendimiento.

Finalmente el rendimiento es el premio que nos dan por invertir nuestra lana, el tiempo es relevante para el nivel de riesgo y el rendimiento, por la simple razón del plazo que tienes para recuperarte de un potencial vaivén.

Una vez entendido todo esto ya estás listo para poder invertir tu dinero, claro que siempre es mucho mejor con la ayuda de un experto, pues tipo de inversiones hay muchas como lo son pagarés bancarios, cetes, fondos de inversión, seguros y afores o cotizar en la bolsa de valores, pero eso ya es tema para otra ocasión.

 

El Oro…¿Una buena inversión?

Como ya es conocido, el oro es uno de los bienes universalmente más aceptados, pero ¿es una buena inversión?

Para poder saber si el oro es una buena inversión o no tenemos que ver los pros y contras:

Beneficios:

  • Es un bien anti-inflación, al ser un activo tangible, mantiene su valor cuando cae el del dinero.
  • Funciona respecto a la economía de E.U., la más grande del mundo, es decir; cuando a E.U. le va mal el oro puede ser una solución. Esto se relaciona con la inflación porque con el oro es un activo que se negocia en dólares, cuando el billete verde pierde poder adquisitivo, el oro se fortalece.
  • El oro por ser un bien universal tiene liquidez en todo el mundo por lo que en cualquier momento y en cualquier lugar puedes venderlo.

La portabilidad del oro no se refiere a que andemos por la calle con nuestros lingotes. El oro se comporta muy distinto a las acciones o los bonos; esta en su mejor forma cuando hay crisis o los precios suben. Tener algo que se mueva en la dirección inversa o casi inversa a otras inversiones, te protege si a éstas les va mal.

Ahora ¿De qué depende el oro?

Sus rendimientos están ligados a los factores de la oferta y la demanda del producto en cuestión. Los factores de la demanda del oro son la joyería, usos industriales y las inversiones.

La oferta del oro depende de tres partes:

  • Producción minera.
  • Las ventas de los bancos centrales.
  • Reciclaje, es decir, el oro que ya está en la superficie de la tierra.

¿Es la gran inversión o no?

Es un activo muy valioso en tiempos de crisis, es escaso y seguirá teniendo demanda de distintas fuentes.

Pese a esto, ni se puede invertir únicamente en oro, porque la concentración es riesgosa sin importar que tan bueno sea el activo.

Aunque tenga muy buena reputación ya vimos que tiene mucha volatilidad, así que la decisión está en nosotros.

Bolsa de Valores…¿Qué hacer cuando los mercados van mal?

Como futuros financieros uno de los muchos sueños que todos tenemos es…cotizar en Bolsa de Valores.

Lo primero que debemos saber es que si vamos a invertir en la Bolsa hay altas posibilidades de que veamos en algún momento números rojos, y lo segundo que debemos de saber es que ante situaciones como estas lo peor que podemos hacer es “retirarnos del mercado”.

El simple hecho de saber que estamos teniendo una perdida nos asusta y no nos deja pensar claramente lo que debemos de hacer, por lo que muchas veces hacemos lo que por instinto hacemos….huir despavoridos! Cualquiera que se sienta de “cabeza fría” o “nervios de acero” en algún momento se verá inmerso en este problema.

Pero entonces ¿qué hacer ante una baja de la Bolsa?, en las inversiones no pierdes o ganas hasta que no ganas el activo. En algunos casos, estar en números rojos no es en realidad una pérdida, sino una “minusvalía”. La minusvalía es que el activo tiene un precio menor en el mercado del que lo adquiriste, por lo que no es una “pérdida real”. En caso de que por alguna circunstancia bajara el valor de nuestro activo en el mercado y nosotros vendiéramos por miedo a que este bajara más entonces estaríamos realizando nuestra pérdida.

En la Bolsa de Valores es común que tenga bajones, por lo que nuestra inversión sufriría una minusvalía pero lo mejor que podemos hacer es esperar pues “toda baja tiene su repunte”, dependiendo de la gravedad de la baja nos podremos dar una idea de cuánto tiempo le llevará recuperar su valor, si la baja fue grave debemos de revisar nuestra estrategia de inversión y analizar si seguimos con la misma o nos convendría modificarla.

También es bueno saber que en la mayoría de los casos es conveniente comprar cuando la Bolsa esta baja pues cuando esta llegue a repuntar nuestras ganancias serán mayores. Pero todo lo anterior lo debemos de analizar antes de efectuar para evitarnos sorpresitas o minusvalías.